La monitorización de costos es un factor indispensable para retailers, ecommerce y marcas que venden en internet. Cada día los consumidores vigilan precios, sin embargo, este tipo de herramientas también se usan cada vez más por parte de los usuarios, quienes realmente se enfrentan a la realidad de los costos. Como compradores, los usuarios en línea están cada vez más preocupados en lograr buenos precios mas, sobre todo, por conocer a fondo las marcas de los productos que adquieren. Y es que la estrategia de pricing de una marca define una parte de su identidad.

El punto álgido de utilización de estas herramientas de control de costos se sitúa en las temporadas anteriores a fechas señaladas como el black friday o bien el día de San Valentín. En estas celebraciones, todo ecommerce que se precie ofrece descuentos y promociones que, por desgracia, a veces, resultan ser trampas. Obviamente, los usuarios más experimentados ya conocen esta clase de estrategias de algunas tiendas online, con lo que ya actúan con prevención para evitar estos gazapos.

Herramientas con las cuales los consumidores vigilan precios

Las herramientas de seguimiento de costes para los consumidores se pueden distinguir, en esencia, en estos tres tipos:

1. Extensiones para el navegador:

 

Estos elementos son, ante todo, cómodos para el usuario, en tanto que se instalan directamente en el navegador que utilizan para hacer sus compras. Estas extensiones dejan tener en una sola vista toda la información sobre el producto que le interesa: histórico de costes, el más asequible y el más caro en su recorrido, valoraciones del producto… Además, algunas como Amazon Assistant permiten obtener sugerencias de productos a buen coste en función de los criterios fijados, los intereses del usuario y su historial de navegación. Keepa es otra de las extensiones más utilizadas por los usuarios online, sobre todo para la compra mediante marketplace, puesto que permite conocer la alteración del coste de un producto entre 2 datas específicas.

2. Aplicaciones:

 

El funcionamiento de las aplicaciones de seguimiento de precios es sencillísimo. Una vez incluidos los productos que son de interés para el usuario, es posible conseguir alertas para cambios de precio, vuelta a disponibilidad en el caso de out of stock, etc. Por lo general, estas aplicaciones asimismo dejan tener acceso en tiempo real a los cambios en los costes, como a sugerencias de productos afines a los que son de interés para el usuario.

3. Webs especializadas:

Por último, y no por este motivo menos importante, los compradores en línea también pueden hacer el seguimiento de precios de los productos que le interesan por medio de webs especializadas. En este caso resaltan las propias herramientas de Amazon y Google Shopping. Todas dejan identificar y producir una base de datos con los artículos que desea controlar el potencial usuario e ir controlando las subidas y bajadas de coste. La principal utilidad de estas herramientas internas es que, en un marketplace tan grande y abundante como Amazon, es posible entender cuáles son las oscilaciones de precios en los productos de cada vendedor. No obstante, un software o web independiente puede suministrar un valor añadido permitiendo cotejar los costes de tiendas multimarca con los propios precios de la tienda on line de cada fabricante o bien proveedor.

La utilización de todas y cada una estas herramientas por la parte de los usuarios hace ver a las tiendas on line y a las marcas lo esencial que es controlar los costes de su competencia. Esto servirá para trazar una estrategia definida que le permita captar clientes del servicio fieles y mantener sus ventas en el frondoso y tupido mundo de la venta digital.

Recuerda que si eres una empresa puede usar Smart Pricing. PIDE TU DEMO.